Bienvendio! Accede a nuestro Webmail, o Subscribete 

 

 

Inicio | Nuestra Visión | Intercesión por Argentina | Contáctenos
English Portugues Español

Nuestra Visión

1.  Llamar a nuestra iglesia “Cielos Abiertos” es una declaración profética y a la vez una decisión de poner por obra los Principios del Reino que desatan una vida plena en libertad, en gozo, en bendición, en victoria sobre el pecado y el reino de las tinieblas. Creemos que es en nuestros hogares donde debemos comenzar por vivir los principios del Reino, pues si no lo hacemos allí, los cielos se cierran sobre las familias y también sobre la iglesia.

2.  Creemos en una iglesia que vive y anuncia que el Reino de los cielos se ha acercado a los hombres. Esto incluye: predicar las buenas nuevas, echar fuera demonios, sanar enfermos y aun resucitar muertos.

3.  Creemos que nuestra iglesia no es una “quintita aparte”, somos parte del cuerpo de Cristo en todo el mundo. Creemos en una “visión de reino”, creemos en sembrar y colaborar con otras iglesias hermanas y también creemos que necesitamos del aporte y bendición de otras iglesias hermanas.

4.  Creemos que estamos para mostrar la plenitud de Cristo al mundo. Creemos que la iglesia está dotada sobrenaturalmente para ministrar como Cristo ministraba, con plena vigencia de todos los dones espirituales.

5.  Creemos que hemos sido sellados por el Espíritu Santo cuando recibimos a Cristo como Señor de nuestras vidas y que Cristo desea que todos los creyentes sean bautizados en el Espíritu Santo y fuego para ser usados sobrenaturalmente con poder de lo alto para ser testigos hasta lo último de la tierra. Tomamos el desafío de consagrar y ofrendar nuestras vidas para ser usados por Él.

6.  Creemos en la plena vigencia de los cinco dones ministeriales: apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. Creemos que los cinco dones interactúan para capacitar a los santos para que hagan la obra del ministerio.

7.  Creemos que cada hermano debe servir a Dios según su don. La función de los líderes consiste en ayudar a los miembros de la iglesia a reconocer los dones que Dios les ha dado y encontrar una tarea, un ministerio de acuerdo con ellos.

8.  Creemos en “honrar al que sirve” en un ministerio; ni la antigüedad (los años de iglesia), ni los conocimientos bíblicos de por sí, dan derecho a ejercer liderazgo alguno. Esto quiere decir que el líder debe surgir desde el servicio.

9.  Creemos que el Señor es la cabeza de la iglesia, Él tiene una voluntad para su pueblo, Él desea conducir a su rebaño por caminos y propósitos que NO SON LOS NUESTROS. La iglesia por lo tanto debe organizarse de tal manera que facilite el crecimiento, la maduración, la multiplicación y hacer que la congregación toda caminemos en la voluntad de Dios.

10. Creemos en la delegación de autoridad. Delegar significa dar autorización a una persona para que la represente en algún asunto. Creemos en el trabajo en equipo, en ministerios ungidos y con autoridad para ministrar en el poder del Espíritu Santo. Creemos que “SOLOS vamos más rápido, pero JUNTOS vamos más lejos.”

11. Creemos en una organización funcional que esté al servicio de la vida y del fluir del Espíritu, en los distintos ministerios.

12. Creemos que los hermanos que están sirviendo al frente de los distintos ministerios deben constituirse en la "multitud de consejeros" de los que habla la palabra de Dios (debido a la experiencia y conocimientos que adquieren al encarar las pruebas y desafíos del ministerio a su cargo):

  1. “Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo: mas en la multitud de consejeros hay seguridad.” (Proverbios 11:14)
  2. “Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; mas en la multitud de consejeros se afirman.” (Proverbios 15:22)
  3. “Porque con ingenio harás la guerra, y en la multitud de consejeros está la victoria.” (Proverbios 24:6)

13. Creemos en la conveniencia de “rendirnos cuentas” los unos a los otros.

14.  Creemos en el discipulado y evangelismo en grupos pequeños, donde se lleve a cabo el discipulado y la contención de las personas.

15.  Creemos en la vigencia de los principios bíblicos que desatan la bendición y prosperidad económica de los hijos de Dios.

16.  Creemos que la administración de las primicias, ofrendas y diezmos debe hacerse a la luz de la visión de la iglesia, siguiendo principios de una administración sana y con total transparencia.

17.  Creemos que Dios está buscando adoradores que le adoren en espíritu y verdad. Por lo tanto, creemos que cada creyente debe desarrollar su comunión personal con el Señor, y que la iglesia en conjunto también debe desarrollar su comunión con el Señor cuando está reunida en Su nombre. Creemos que a Dios le agrada que expresemos nuestra alabanza siguiendo la guía que hallamos en el libro de los Salmos. Creemos que cada uno es libre para expresar su alabanza en la forma que lo sienta en su espíritu y respetarnos los unos a los otros.

18. Creemos en la necesidad de levantar un grupo de intercesores, sanos en espíritu y alma, para derribar las fortalezas del enemigo, arrebatarle las almas al diablo y establecer el gobierno, la voluntad de Dios aquí en la Tierra.

19. Creemos en la necesidad de involucrarnos en la obra misionera en nuestro país y en las naciones. Esto implica capacitar y enviar obreros aprobados por el Señor, e involucrarnos en la obra misionera siguiendo el principio de “usar lo que está al alcance de nuestra mano”, por pequeño y escaso que parezca.

20. Creemos en ganar almas apuntando a las necesidades insatisfechas que tiene la gente. Cuando Jesús llamó a sus primeros discípulos les dijo que les haría “pescadores de hombres”. Debemos arrebatar las almas del reino de las tinieblas para que entren en el reino de su Amado Hijo. Somos embajadores de Cristo y Él nos ha confiado el ministerio de reconciliación, nos ha dado las llaves para mostrar el camino de salvación. El evangelismo trae a la iglesia crecimiento numérico, pero también trae nueva vida y entusiasmo. No podemos evangelizar efectivamente, si no lo hacemos con la base de la adoración a Dios y un profundo amor al prójimo.

21. Creemos en no edificar sobre fundamento ajeno. Crecer a expensas de las ovejas del vecino no es crecimiento, es falta de ética y refleja una visión pobre; preferimos tomarnos el trabajo de ir buscar las piedras a la cantera antes que tomarlas de la casa del vecino.  

Iglesia Cristiana Evangélica Cielos Abiertos, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

© 2010 Cielos Abiertos
Todos los derechos reservados
+54 11 4781 2893 Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Heaven Design